Saltar al contenido

¿Cómo saber si un aceite esencial es de buena calidad?

Existen una gran variedad de marcas de aceites esenciales. Pero, ¿Qué tan buenos son sus productos? Te contamos qué tener en cuenta antes de comprar un aceite esencial.

Calidad aceites esenciales

En los últimos años la aromaterapia se ha expandido a niveles que parecían inimaginables algunos años atrás. Y con ello, surgieron una gran variedad de empresas dedicadas a la producción y comercialización de aceites esenciales.

Muchas de ellas ofrecen productos de muy buena calidad a muy buenos precios. Pero ¿Cómo podemos estar seguros? En definitiva, nunca oímos hablar de ellas.

5 Tips para saber si un aceite esencial es de buena calidad

En este artículo no recomendamos ninguna marca en particular, sino que brindamos herramientas para que cada uno cuente con la información necesaria para elegir el producto que mejor se adapte a sus necesidades.

Lo barato sale caro

Como regla general, evita comprar aceites esenciales con precios inusualmente bajos y desconfía de las empresas que tienen el mismo precio (o muy parecido) para todas sus esencias.

El proceso de extracción puede variar enormemente de una planta a otra, y no tiene sentido que un aceite esencial de madera de agar (que cuesta alrededor de 800 USD por onza) pueda tener un precio similar al de un aceite esencial de limón (que cuesta menos de 15 USD por onza).

Las prácticas de fijación de precios como esta sugieren que los aceites son sintéticos, contienen poco del aceite esencial que dicen tener o son de baja calidad.

No compres aceites esenciales diluidos

Evita los aceites esenciales que se hayan diluido con aceite vegetal. Para probar esto, coloca un par de gotas en una hoja de papel. Si la gota deja un anillo aceitoso, es probable que contenga aceite vegetal.

Elija aceites de compañías que incluyan el nombre latino y el nombre común en la etiqueta, así como el país de origen. De esta manera, puedes estar más seguro de comprar el aceite correcto en lugar de uno que pueda tener un nombre genérico.

El aceite esencial de sándalo, por ejemplo, puede provenir de muchos tipos diferentes de sándalo y de muchas regiones diferentes, algunas de las cuales pueden producir mejores aceites que otras.

Revisa la información que suministra la empresa

Intenta comprar en compañías que proporcionan resultados de pruebas con respecto a la composición química única de cada aceite que venden.

El informe que debes revisar es el GC-MS (cromatografía de gases-espectrometría de masas), estas pruebas son prácticamente la única forma para que la gran mayoría de los consumidores tengan la tranquilidad de saber que lo que están comprando de hecho contiene el aceite esencial que pretenden comprar.

Compra aceites esenciales en frascos oscuros

Los aceites esenciales deben venderse en botellas de vidrio de color ámbar oscuro o azul oscuro. El vidrio transparente permite la entrada de luz sin filtrar y puede hacer que el aceite se eche a perder.

Nunca compres aceites esenciales puros en botellas de plástico, ya que los aceites pueden disolver el plástico y contaminar el producto.

Siempre compre menos en lugar de más. Una botella de 10 mililitros probablemente le dure meses, incluso con un uso frecuente. Comprar demasiado puede provocar el deterioro y el desperdicio.

Por lo general, debe planear usar un aceite esencial dentro de un año, aunque la vida útil puede extenderse a varios años para muchos aceites esenciales.

Prueba el aceite esencial

Si compras un aceite esencial para aromaterapia, no debes probarlo de la misma manera que lo haría con un perfume. Por el contrario, hay algunas reglas simples a seguir al evaluar un aroma.

No coloques la nariz sobre la botella abierta. El aceite sin diluir es increíblemente fuerte y puede causar dolor de cabeza. En cambio, sostén la tapa al menos a cinco pulgadas de tu nariz e inhala suavemente.

Además, debes tomar un descanso entre los aromas. Oler aceites demasiado juntos puede abrumar los sentidos y reducir tu capacidad de discernir las notas fragantes.

Aceites Esenciales

¿Cómo saber si un aceite esencial es puro?

Una de las principales preocupaciones al comprar aceites esenciales es asegurarse de que sean puros y no contengan ningún tipo de aditivo o contaminante. Un aceite esencial puro debe ser exactamente eso: 100% aceite esencial sin ningún tipo de dilución o mezcla.

Existen algunas pruebas que puedes hacer para asegurarte de que el aceite esencial que estás comprando es puro. Una forma de hacerlo es comprobar la viscosidad del aceite. Los aceites esenciales puros son muy viscosos y no fluyen fácilmente. Si el aceite es fácil de verter, es probable que esté diluido.

Otra prueba consiste en observar la evaporación del aceite. Los aceites esenciales puros deben evaporarse completamente sin dejar ningún tipo de residuo o mancha en la superficie donde se aplicó.

También puedes comprobar el aroma del aceite. Un aceite esencial puro tendrá un aroma intenso y característico de la planta de la que se extrajo. Si el aroma es muy débil o parece haber sido mezclado con otro tipo de aceite, es posible que no sea puro.

En general, es importante investigar la empresa que produce los aceites esenciales y asegurarse de que estén utilizando métodos de extracción de alta calidad y pruebas rigurosas para garantizar la pureza y calidad de sus productos.

Cómo almacenar y cuidar tus aceites esenciales

Una vez que hayas elegido tus aceites esenciales de alta calidad, es importante cuidarlos y almacenarlos adecuadamente para garantizar que mantengan su potencia y calidad a largo plazo.

Lo primero que debes hacer es almacenar tus aceites esenciales en un lugar fresco y oscuro, lejos de la luz solar directa y del calor. La luz y el calor pueden descomponer los compuestos químicos de los aceites esenciales y hacer que pierdan su potencia y aroma.

También es importante almacenar los aceites esenciales en frascos de vidrio oscuro y mantenerlos bien cerrados. Los frascos de vidrio oscuro protegen los aceites esenciales de la luz y ayudan a prolongar su vida útil.

Además, debes asegurarte de etiquetar cada frasco de aceite esencial con el nombre de la planta, el nombre científico, la fecha de compra y la fecha de caducidad. Esto te permitirá llevar un registro y saber cuándo debes reemplazar tus aceites esenciales.

Por último, ten en cuenta que algunos aceites esenciales pueden oxidarse con el tiempo y volverse menos efectivos. Para evitar esto, es recomendable utilizar los aceites esenciales en un plazo de 1 a 2 años después de su compra y no almacenar grandes cantidades de aceite durante largos períodos de tiempo.


Entradas relacionadas